La salmonelosis es una de esas enfermedades que ocupan algunos titulares cada año. Y suelen ser muy llamativos: “Brote de salmonelosis por -cualquier alimento- en tal ciudad.” Siempre nos sorprende. Relacionamos la salmonela con los huevos, pero puede estar en casi cualquier alimento.

Buenos tiempos para los expertos en microbiología

Cuando hablamos de bacterias hay muchísimas características técnicas que podemos nombrar. Son los seres vivos más diversos en la Tierra. Esto hace que su clasificación sea realmente compleja. En cuanto al género Salmonella spp, tiene dos especies, de las cuales solo uno es patógena, la Salmonella entérica, de la que hay 6 subespecies y 2.500 serotipos diferentes. Ahí es nada.

  • Viven en el tracto gastrointestinal de muchos animales, incluidos humanos. En muchos de ellos no provocan ningún síntoma.
  • Las bacterias Salmonella son muy resistentes. Es difícil aventurarse a decir cuánto puede llegar a sobrevivir fuera de sus huéspedes. Se caracteriza por su gran capacidad de adaptación, lo cual hace que sea capaz de sobrevivir en condiciones muy diversas durante prolongados periodos. Se han encontrado instalaciones de manipulación de alimentos con fuertes protocolos de limpieza en las que la contaminación por Salmonella ha estado presente durante más de 10 años.
  • Generan fuertes resistencias a antibióticos. Es cada vez más frecuente encontrarse con infecciones causadas por cepas de Salmonella que han creado resistencias a muchos antibióticos. En este enlace puedes leer porqué las resistencias a los antibióticos son un problema realmente alarmante.
  • La Salmonella aparece en las heces de los individuos infectados que pueden presentar signos de enfermedad o actuar como portadores. Como hemos comentado, se encuentra en el tracto gastrointestinal desde donde es expulsada al exterior. El mecanismo de infección nos dará para un apartado entero.
  • La Salmonella causa una enfermedad llamada salmonelosis. Se caracteriza, sobre todo, por síntomas gastrointestinales, pero a ella también le dedicaremos un rato.
  • La higiene es fundamental para prevenir brotes. Mucha de la teoría que se estudia en un curso de manipulador de alimentos tienen que ver con la prevención de la salmonelosis.

Los titulares de la salmonelosis

La salmonelosis es un tipo de intoxicación alimentaria causada por bacterias del género Salmonella. Se adquiere por vía oral, cuando ingerimos alimentos o agua contaminados con una cantidad suficiente de bacterias y, aunque la mayoría de los casos de salmonelosis son leves, en ocasiones la enfermedad se puede complicar requiriendo hospitalización y en casos muy graves llegando a ser mortal. La contaminación por salmonela puede tener dos orígenes, contaminación directa o cruzada.

  • Contaminación directa. Ocurre cuando un alimento ha estado en contacto con heces contaminadas. Caso típico de los huevos, o de vegetales que entran en contacto con estiércol.
  • Contaminación cruzada. Cuando alimentos limpios entran en contacto con otros alimentos, superficies o materiales contaminados.

Esos titulares de los que hablamos al principio, que siempre nos sorprenden, se escriben cuando se produce un brote de salmonelosis causado por comer algún alimento en el que, a priori, no parece lógico que haya bacterias Salmonella. Se debe a alimentos contaminados por contaminación cruzada.

Y…. sí. Los síntomas son exactamente los que te imaginas

¿Qué síntomas causará una bacteria patógena que vive en el tracto gastrointestinal? Los principales son justo los que te imaginas:

  • Diarreas
  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos

Y también:

  • Fiebre
  • Deshidratación

De todos estos síntomas el más peligroso es la deshidratación. Especialmente en niños pequeños y personas mayores.

La salmonelosis es una de las 4 principales causas de enfermedades diarreicas en el mundo

Y responsable de gran parte de las gastroenteritis de origen bacteriano. Tiene una distribución global, te puedes encontrar con ella en cualquier parte del mundo y hace estragos en los países más pobres del mundo.

En general es una enfermedad leve que dura entre 2 y 7 días, que se cura sola y no causa más molestias. Pero en niños pequeños y personas mayores, la deshidratación debida a la pérdida de agua y electrolitos por las diarreas y los vómitos puede llegar a causar incluso la muerte. Por eso es muy importante que siempre que haya vómitos y diarreas se debe tomar suero oral de reconstitución que aporte los electrolitos perdidos. Esto es una buena recomendación en cualquier edad, pero es crítico en niños y ancianos.

Más vale prevenir que enfermar

  • Mantener unas buenas prácticas en la elaboración de alimentos.
  • Lavar bien las frutas y verduras.
  • Evitar la contaminación cruzada usando utensilios y superficies diferentes para los alimentos cocinados y los crudos.
  • Cocinar los alimentos lo suficiente. La salmonela no sobrevive al calor.
  • Los huevos deben conservarse en el frigorífico una vez que adquieren.

Una de las mayores fuentes de contaminación por salmonela es el agua.

Es muy importante consumir agua con todas las garantías. La salmonela puede vivir durante mucho tiempo en agua y procesos como el desalado de algunos alimentos, especialmente en verano, puede comprometer su seguridad.

Al pan, pan; y a la salmonela, antibióticos… o no

Si piensas que tú o alguien de tu familia puede tener salmonelosis acude a tu médico. Recuerda que no es una enfermedad contagiosa, así que vete a tu centro de salud y comenta la situación con tranquilidad.

Es una enfermedad de carácter leve pero siempre debe ser evaluada por un médico.

En la mayoría de los casos el médico valorará la situación del paciente y le recomendará reposo, beber mucho líquido, tomar suero oral de reconstitución y usar probióticos para repoblar la flora intestinal dañada.

Como ya comentamos antes, hay bastantes casos de salmonela resistente a antibióticos. Por eso su uso está bastante restringido, aunque en algunos casos el médico puede instaurar un tratamiento con antibióticos. En ese caso hay que seguir rigurosamente el tratamiento establecido y mantener el resto de las recomendaciones.

¿Te ha gustado esta información?

Puedes seguirnos en Facebook o en Instagram y suscribirte a nuestro boletín quincenal. También puedes ayudarnos compartiendo este artículo en tus redes sociales. ¡Muchas gracias!